Instituto Ananda
Psicología. Psicoterapia
Sancho Ramirez, 5 bajo
31008 Pamplona
948 251552

Albert Rams. Formarse en Gestalt

Formar-se en Gestalt me parece en realidad, a la luz del tiempo en que vengo dedicándome a ello,
casi casi un reformarse o un de-formarse.
Deformarse, porque la experiencia de esos tres o cuatro años que suelen componer generalmente la
formación, supone para muchas personas un dejar caer sus ideas y preconceptos sobre sí mismas, un
esencial encuentro con lo que uno decidió no ser y con lo que el estudiante se va encontrando,
finalmente, ser. Un trabajo de autoconocimiento como individuo-en-contacto, salpimentado de
técnicas, teorías, estrategias y aprendizajes de intervenciones. Un volver en alguna medida al caos
esencial, deformando la personalidad falsa por automática. "Volver", que tiene como objetivo
fundamental, me parece, buscar lo más genuino de uno mismo y convertirlo en estilo de intervención
con el otro, sea este otra persona, pareja, familia, grupo, institución o entidad.

La formación en Gestalt supone también un re-formarse. Tener una "'segunda oportunidad"
para mirarse a uno-mismo-en-contacto-con-el-otro, como adulto que se acuerda de que una vez fue
niño, aprendiendo a reconocer a la vez lo propio y lo ajeno, precisamente lo que entonces, como
infante, no fue posible. Unas escuelas gestálticas ponen énfasis en lo gozoso o pleno del asunto,
enfocarán como primer plano la frescura, y el desatasque de corsés y de guiones preestablecidos
que tanto caracteriza la formación gestáltica; otras, priman lo doloroso como camino para verificar
experiencialmente aquella aseveración del fundador, de Fritz Perls, de que la enfermedad es la
evitación del dolor psíquico que lo transforma, paradójicamente, en sufrimiento crónico.

Formarse en Gestalt es asimismo, menos enfáticamente, aprender una metodología de intervención
psicosocial donde importa quién es el profesional como persona, con lo patológico y con lo genuino,
matrices ambas, creo, de lo más creativo del alumno y de todos nosotros.

Cuando a principios de los ochenta edificábamos aquel primer programa de formación de
la AETG, hablábamos de la importancia de consolidar y de estructurar en un todo armonioso, en una
verdadera gestalt, los diferentes niveles o ámbitos que nos parecía tener lo formativo, es decir:

Aficionados, estudiantes y profesionales de las ciencias psicológicas pedagógicas, sociales,
empresariales y médicas principalmente, acuden a la formación en Gestalt atraídos por el
reclamo de esa rara palabra, gestalt, que, intraducible del alemán, viene a significar a la vez, un
"todo con sentido en sí mismo, diferente de las partes..." y, ya más popularmente, un enfoque
experiencial del vivir y de la vida. Y también, desde los años cuarenta, una disciplina que no sin
esfuerzo se va abriendo camino entre lo científico, lo académico, lo artístico y lo social. Va siendo
conocida, en definitiva, lentamente, en el mundo de los acercamientos a lo humano en su sentido
más general.

"Gestalt es...", por decirlo en pocas palabras, seguramente, un proceso de aprender a ser.
Formarse en ello, por lo tanto, un entrenarse en lo 'simpático' que, en palabras de Perls,
es un compromiso con el campo total, un percatarse de sí mismo y del otro.

Web de Albert Rams



gestalt@institutoananda.es


Estadísticas de visitas

© Copyright ana berruete y melchor alzueta. abril 2.002. actualización: - 26/08/2013